Una aventura oceánica, Canal de Panamá

Los colores de Portobelo
23 Jul 2019
Una semana juvenil, el ahora de Dios
23 Jul 2019
LUGARES

Una aventura oceánica, Canal de Panamá

Cuando niño, alguna vez tuvimos que llenar la tina de agua de nuestra casa y jugar con un barco o mejor aún, armábamos con la creatividad del momento un barco de papel donde nosotros éramos nuestro capitán, sin saber que al final el barco de papel se iba a hundir, lo mejor es que todo era un divertido juego de niños.

Tal vez lo mismo les ocurrió a los franceses, la idea de construir un canal era un reto grandioso y una idea genial, pero se convirtió en un intento fallido por parte de Francia, al ser ellos quienes empezaron la obra, pero no la logran terminar.

Así es como pasa a manos de los Estados Unidos quienes continúan la obra, ya mucho antes se había intentado una ruta entre los océanos, sin embargo, no fue posible debido a los factores económicos y territoriales que existían, los escoceses no pudieron hacer nada por el Darién porque los españoles no lo permitieron.

La arquitectura del canal comenzó como si un topo excavara en un suelo árido, trabajaron como las hormigas creando su fortaleza bajo la tierra y quedó algo parecido a las presas de los castores cuando hacen su casa o trancan una quebrada o riachuelo. Lo que la naturaleza nos enseña es que la originalidad de la obra era una aventura salvaje.

La arquitectura de este proyecto nos lleva a pensar que solamente era majestuoso empezarlo. Fue una grúa flotante la que dio el primer paso, a pesar de los problemas, Estados Unidos no se rindió, tenían la solución a los percances. En Panamá hay un clima tropical que representó muchos inconvenientes para los aventureros norteamericanos, fueron marcados por las enfermedades y dificultades del lugar. No todo fue natural, el lago Gatún es un lago artificial creado para el canal de Panamá, de tal forma que se asegurara la fuente de agua para su uso continuo.

En 1881 comienza la construcción y en 1914 finaliza este súper proyecto del siglo XX. Un megaproyecto que demoró 35 años de ardua labor y sacrificios por parte de todos los que trabajaron en él, recordaremos el frustrado intento de los franceses, la utilización del material excavado  que es mucho en una obra como esta, las incomodidades que vivieron los norteamericanos; todo se recompensa cuando el canal cumple con la función de elevar a los barcos hacia el otro océano, superando todas las expectativas de aquellos antecesores que no imaginaron el potencial que iba  a generar la aventura de crear un canal interoceánico por el istmo.

Así es como un reto se transforma en hecho, deja de ser aquel juego de niños en una tina de baño para convertirse en aventura real, una obra que queda en la historia de Panamá. Obra que no cesa de cambiar, de hecho, el referéndum del 22 de octubre de 2006 nos permitió ampliar la visión inicial. Ciertamente, al igual que la naturaleza, nada se detiene cuando se logra imaginar.

COMPARTIR EN REDES SOCIALES:
José Hidalgo
José Hidalgo
Yo soy José Hidalgo, tengo 16 años y curso el undécimo grado del bachillerato en ciencias. Participo en el proyecto #500historias con las crónicas. Me divierte la forma en que los memes muestran la realidad, es ahí donde la imaginación participa en el juego de expresarse en la escritura y la imagen.